Ruta 3 - Caminando por las tradiciones

Travesía plena de  contrastes, partimos de la montaña baja para ir subiendo hasta los pueblos mas altos. Lugares llenos de historia y tradiciones, esta travesía de 4 etapas que comienza en el municipio de Siles, pasando por el conjunto  histórico de Segura de la Sierra, el de Hornos de Segura la aldea de Pontones y acaba en el municipio de Santiago de la Espada. Esta ruta tiene un perfil deportivo medio alto, con una  media  entre 5 a 9 horas.


Día 1:  Siles – Segura de la Sierra
Día 2: – Segura de la Sierra - Hornos de Segura
Día 3: Hornos de Segura- Pontones
Día 4:  Pontones-Santiago de la Espada
      

  • Etapas

    Día 1:  Siles – Segura de la Sierra
    Llegada a Siles la tarde anterior al comienzo de la travesía, traslado al  alojamiento, un  antiguo molino harinero situado en plena naturaleza. Cena y descanso en un lugar realmente lleno de paz y belleza. Esta etapa permite gozar de la amplia variedad de paisajes de la baja montaña del parque natural, en la que se alternan los pinares con sotobosque mediterráneo, los olivares y los pequeños pueblos y aldeas.
        
    Caminar por un delicioso camino de herradura que parte del área recreativa de Los Estrechos, desde el que se ven los torreones hispano musulmanes de Santa Catalina y los ondulados olivares del valle del Trujala.
               
    La jornada no podrá acabar mejor, porque la etapa finaliza en Segura de la Sierra, pequeño pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico, en el que se disfruta de su espectacular emplazamiento, de su castillo –de imprescindible visita– y de su arquitectura popular. Sitio ideal para disfrutar del descanso del primer día y reponer fuerzas desgastando  platos típicos de estas tierras, mientras conocemos  al grupo y a nuestro guía.
                     

    Día 2: Segura de la Sierra-Hornos de Segura
    El emplazamiento del pueblo junto con  las montañas y los bosques que lo rodean proporcionan un ambiente maravilloso. un lugar inmejorable  para empezar un nuevo día de ruta.
           
    Esta  etapa, que discurre en su mayor parte por viejas sendas tradicionales, permite disfrutar de la transición entre los paisajes humanizados de la baja montaña y las cerradas masas forestales de las zonas altas, conociendo los tres tipos de pinares que se suceden en el parque natural según ganamos altitud: los de carrasco, negral y laricio o salgareño.Esta etapa es la suma de la  2 y 3 del sendero GR-247.
           
    La ruta parte de Segura de la Sierra, pequeño pueblo blanco colgado en la montaña, cuyo restaurado castillo árabe atestigua que esta localidad fue la cabecera histórica de la comarca de la Sierra de Segura.
    La ruta de este primer día acaba en Hornos de Segura este pequeño pueblo que  está encaramado en una plataforma rocosa y coronado por un viejo castillo árabe, rehabilitado como planetario y centro de interpretación astronómica. Merece la pena pasear por las estrechas calles de Hornos y por sus alrededores, contemplando las aguas del gran embalse de El Tranco flanqueadas por altas montañas.

    Toda la zona es muy propicia para la observación de rapaces, incluida el águila real, y grandes mamíferos como la cabra montés y el jabalí.
    En Hornos el alojamiento es una una espectacular casa rural, con unas vistas hacia el embalse del Tranco y la Sierra de las Villas maravillosas y cena en un típico restaurante donde degustaremos unos platos muy elaborados.


    Dia 3: Hornos de Segura-Pontones
    Esta Tercera etapa discurre por la baja montaña del interior del parque natural, cuyo paisaje es un mosaico de pinares, pequeños encinares, aldeas y lomas cubiertas de olivares, junto a las orillas del embalse del Tranco; para mas tarde ascender por antiguos senderos que cruzan antiguas aldeas, hasta llegar a la meseta  donde se encuentra la aldea Pontones, lugar donde  después de disfrutar de ruta cargada de bellos  rincones y de espectaculares  paisajes, cenaremos y dormiremos en este entrañable lugar.            

    En el tramo que discurre por Los la meseta  apenas hay algún árbol, pero a cambio de esta carencia disfrutamos de anchos horizontes y una profunda sensación de estar en uno de los enclaves más remotos, auténticos y desconocidos de las montañas andaluzas. En realidad, la sensación de soledad no deja de tener algo de engañosa, pues al ser una zona muy ganadera, es frecuente encontrar a los pastores que están al cuidado de sus ovejas de raza segureña.
                                  
    Si despúes de llegar a Pontones  y alojarnos el tiempo lo permite, podremos conocer uno de los enclaves que dan mayor identidad al parque natural: el nacimiento del río Segura, que mana en una espectacular poza cristalina. El agua surge de una cueva que forma parte del sistema subterráneo que recoge las abundantes precipitaciones caídas en los Campos de Hernán Perea

    Día 4: Pontones – Santiago de la Espada
    Esta es, sin duda, una de las etapas con más contraste de todo el sendero . Se trata de la cuarta y  recorren los sobrios paisajes netamente ganaderos del extenso término municipal de Santiago-Pontones, para terminar descendiendo a este municipio, su plácido ambiente rural, lugar perfecto para un agradable descanso y reponer fuerzas degustando los platos típicos que nos prepararán.

    La mayor parte de la etapa se desarrolla en un territorio de pastos, con poco arbolado y una elevada altitud media (1400-1600 metros).
                       
    Tras el esfuerzo disfrutaremos del descanso y una buena copa de vino y tapas en compañía de amigos y las gentes del lugar. También disfrutaremos de una completa y rica cena donde comentar anécdotas y buenos momentos compartidos en estos días de ruta.


  • Información Técnica

    Información tecnica de la ruta

  • Track de ruta

    mapa con track de ruta

CONTACTA CON NOSOTROS